Historias

Científicos descubren algo impresionante bajo el mar… ¡No podrás creerlo!

Todos hemos, por lo menos una vez en la vida, escuchado sobre la Atlántida y sus grandes misterios. Pero, ¿sabías que recientemente los científicos descubrieron otra ciudad que se perdió en el fondo del mar? Pues quédate con nosotros hasta el final para que conozcas los detalles.

Se trata de una civilización asiática que ha sorprendido al mundo… Y lo más curioso, es que seguramente su nombre lo hayas escuchado de la boca del cantante puertorriqueño Bad Bunny.

Resulta que al sur de Japón, específicamente en el archipiélago de Ryukyu, el mito de una ciudad bajo el mar se acaba de convertir en realidad. Luego de un sinfín de especulaciones, los científicos han podido dar con increíbles  estructuras rocosas sumergidas en sus aguas.

Todo apunta a que se trata de construcciones de una urbe de hace miles de años, llamada Yonaguni.

¿Ahora recuerdas la famosa canción del conejito?

“Me viene tu nombre, tu cara, tu risa y tu pelo, ey. Dime dónde tú está’, que yo por ti cojo un vuelo. Y a Yonaguni le llego, oh Aunque sé que no debo, ey”.

Probablemente muchos se preguntaron qué es Yonaguni… Y si todavía no lo googleaste, no te preocupes que a continuación te daremos toda la información.

El primer avistamiento registrado de estas formaciones fue en 1986, cuando Kihachiro Aratake, un lugareño, fue a bucear con el objetivo de pasar un rato divertido conectado con la naturaleza.

Aratake jamás imaginó que durante esa salida  encontraría mucho más que simples peces… Al cabo de un rato buceando, se topó con unas inusuales rocas: bastante grandes, con desniveles y ángulos rectos. Parecía tratarse de una serie de escalones tallados perfectamente a 25 metros de profundidad.

Después de este avistamiento, las denominadas ruinas comenzaron a llamar la atención de más personas. Y como era de esperarse, los científicos no pudieron resistirse, así que viajaron al lugar para verlas y estudiarlas a detalle.

Uno de los más interesados fue el geólogo y profesor de la universidad de Ryukyus, Masaaki Kimura. Él es un experto en ciudades bajo el mar y está completamente convencido que las estructuras rocosas son las ruinas de una ciudad de hace 10 mil años.

Tal como lo había descrito Kihachiro Aratake, el elemento que más llama la atención de Yonaguni es una especie de monumento con escalones y que, según Masaaki Kimura, podría tratarse de una pirámide de 50 metros de largo por 20 de ancho.

Conjuntamente, en el lugar se encontraron pasadizos y entradas sumergidas, otorgando un plus de más misterio a todo el asunto.

Se le conoce como el Monumento Yonaguni, y ha enamorado a aventureros de todo el mundo.

Los historiadores afirman que el origen de estas piedras se remonta al tiempo de una civilización llamada Jomon, que habitó en las islas del Océano Pacífico alrededor del año 12000 A.C.

Se presume que en un momento dado de la historia, un terremoto en la zona habría causado un gran tsunami dejando a la ciudad en el fondo del mar.

Sin embargo, otros científicos aseguran que las formaciones rocosas de Yonaguni no son, ni de lejos, “la Atlántida de Japón”.

El geólogo Makoto Otsubo de la Universidad Ryukyu, asegura que estas formaciones rocosas son completamente naturales, pues hay unas muy parecidas en la tierra.

Por su parte, Robert Schoch, profesor de ciencia y matemáticas de la Universidad de Boston, afirma que los ángulos rectos se formaron por las fallas y actividad tectónica del lugar… Recordemos que Japón se encuentra ubicado en el cinturón de fuego; siendo ésta la zona caracterizada por concentrar algunas de las regiones sísmicas y volcánicas más importantes del planeta.

Pero aunque parezca increíble de creer, ni las autoridades locales ni la UNESCO han mostrado interés en investigar profundamente el lugar para determinar concretamente si se trata de una antigua ciudad o de una formación rocosa bastante peculiar. Cuéntanos, ¿alguna vez habías escuchado hablar del Monumento de Yonaguni? Dinos en los comentarios si te gustaría visitar este lugar y verlo con tus propios ojos.

Related Posts