Historias, Uncategorized

Niño de 12 años hace realidad su sueño tras desearlo durante tanto tiempo…

No todas las personas llegan a este mundo bajo la protección y el amor de una familia cariñosa… Aunque duela decirlo, no todos corren con la misma fortuna. Crecer en una familia buena y amorosa es un privilegio que desgraciadamente algunos no pueden tener.

Aquellos que no han gozado del calor de un hogar, anhelan con tener la oportunidad de crecer con el amor y protección de una familia, pues saben que en su interior tienen la capacidad de valorar y agradecer a plenitud el formar parte de un núcleo familiar.

Hoy en día hay millones de niños en todo el mundo que no cuentan con un hogar, por eso, cuando nos topamos con la historia del pequeño Andrew no dudamos en compartirla contigo.

Este niño de 12 años, nativo de Nashville, Tennessee, le ha tocado vivir en diferentes hogares de acogida la mayor parte de su vida.

Los padres de Andrew tenían problemas de adicción, por ello, las autoridades le quitaron la potestad del niño y lo registraron en el sistema de protección al menor.

A pesar de que este pequeño tuvo la fortuna de estar al cuidado de personas con un gran corazón durante su vida, él no había podido encontrar a una familia definitiva que quisiera y pudiera adoptarlo.

Lo más complicado para Andrew o para cualquier otro niño es el hecho de no poder encariñarse con una familia, porque después el tener que separarse de ellos es una terrible experiencia que los va marcando de por vida.

Pero luego de tantos años y de haber pasado por tantos hogares de acogida, la vida le sonrió a este niño.

Cuando Andrew conoció a Joc, no tenía ni idea de que la familia de su mejor amigo lo recibiría, literalmente, como un miembro más de la familia.

 Estos chicos se conocieron en la escuela y rápidamente se convirtieron en los mejor amigos. Andrew solía ir a la casa de los Gill a hacer los deberes escolares y los padres de Joc, Kevin y Dominique, en todo momento se mostraron atentos.

Con el paso de los días, los Gill le fueron tomando cariño y el desconfiado Andrew también le fue dando rienda suelta a su corazón.

Todos los miembros de la familia sentían gran empatía por el niño… Sin embargo, Andrew jamás imaginó la sorpresiva propuesta que le harían los Gill.

Un buen día, la familia se reunió y decidió preguntarle algo muy importante al mejor amigo de Joc…

“Simplemente di la vuelta a la esquina y vi a todos. Ellos preguntaron ‘¿quieres?’ y dije ‘¡sí!’”, recordó Andrew.

Sí, la familia de su mejor amigo había decidido adoptarlo y hacerlo parte de ese hermoso equipo. Por esa razón, este proceso de adopción fue recibido con gran emoción por el chico.

Con un simple pero contundente “sí”, Andrew les hizo saber a los Gill que estaba feliz de que ahora su mejor amigo sería su hermano y podrían crecer juntos rodeados de una hermosa familia.

Sin duda, esta familia hizo el mayor acto de amor y solidaridad que se puede tener con un pequeño que ha crecido sin hogar fijo como Andrew.

 “No sabemos cuál es más dulce: el amor de Andrew y Joc por los Kelloggs Pop-Tarts, ¡o el vínculo que comparten estos dos! Estamos encantados de que Andrew haya encontrado a su familia para siempre con su mejor amigo y nuevo hermano, Joc, y la familia Gill”, escribió Youth Villages, encargado del servicio social de la comunidad.

Te puedes imaginar la felicidad y la sorpresa de Andrew, cuando un día le dieron la noticia de que los Gill lo iban a adoptar oficialmente.

Ahora estos chicos dicen con orgullo: “Este es mi hermano, Joc”… Y: “Este es mi hermano, Andrew”.

Historias como ésta nos conmueven hasta las lágrimas de pura felicidad. Desde nuestro canal les enviamos un fuerte aplauso a todos familias como los Gill, que han sido capaz de abrir sus hogares a niños como Andrew. Si te ha gustado y conmovido esta historia, no dudes en dejarle un mensaje de agradecimiento a los Gill y desearle a Andrew lo mejor en el futuro.

Related Posts